la nostalgia de la luz

hace una semana y media
una piedrita me golpeó;
mi sangre mantuvo su silencio
opaco y alcalino,
la ajena, sin embargo
reventó la bocina
con pitorreos coléricos,
y el semblante de la tarde
llenó su cielo de oxalatos

ella
(la piedrita)
vive a gusto
y recién se siente en casa

a ella -la piedrita-
le da igual si es la ultima en llegar
al lado derecho y maltrecho;
se regodea de gravedad
cuando busca llamar la atención
y empacha su cueva
cual alma vieja
su reencarnación

de ocho vidas
una 
{en la que aun busco sinónimos para escribir poesía}
las demás
muerto antes de los 10

eso dijo el shaman

¿qué seguía después de la infancia?

Entradas más populares de este blog

de esto a nada; dé esto a Nada