Entradas

te sabias los nombres de todas las flores, de todos los postres

º
El berreo
-porque yo no lloro, berreo- que humedece estos agujeros negros
vividores, debajo de mis ojos me remontan
al agua
que fluyó
entre nosotros;
y esas preguntas
impasibles:

-"¿por qué tan caliente?" cuando me veías lavar un traste sucio
-"¿por qué no te metes aún?" en la ducha compartida
y la desnudez primigenia 
º
El azul
vacilado  de tu cabellera  el que plasmaste
en los azulejos del baño,
surcó
despabilado mi departamento-neblina
que durante meses
resistió el aguaje
donde lavé mis culpas

y con cada río faltante
en esta ciudad podrida,
tu recordabas el nombre
de todas las flores
de todos los postres


y aun espero tu voz
cuando los lunes
en el mercado
me descubro inerte
ante el té de lavanda
y sus acompañantes
sobrevivientes de la resolana


queue

te he buscado
en emulsiones ajenas
apuntalado por el prisma
de mi propio sesgo

se van
cosmopolitas
mis agallas
y el toque de lavanda
que habitaba en el azul
de estas paredes guangas
no sabe de otra cosa
mas que de efes
desangradas

De los veinte a los veintitrés
me sentí
un personaje
del cine mexicano
siempre esperando que un dialogo
me diera pie
a lo que seguia

Ha muerto Fidel y con él, un fulgor contenido deprisa.

I
me habitan los fragmentos de cuando cansados torcimos el cuello hacia un edificio rojo
somos  el asomo de la dialéctica que vertí en la pared inerte  de un museo

Fidel murió ayer hace veinte minutos  me enteré; le he escrito  a tus amigos en Cuba [esos que mios, no son] y mandé abrazos ante la incertidumbre

rabioso el mar tenso el ébano & muerto el fulgor
preta
te regalo todas  las ventanas de nuestra isla
II
la noche que murió Fidel me masturbé desganado y le pedí a Elegua que cuidara de ti

Sombra quemada

TIERRA DE CASSEL
me la he pasado un año y otro tanto más creando escenarios y fotogramas en vez de vivirlos
NEGRO VID ALEMÁN
la doble palidez laboral la ninfa departamental  el hartazgo cubano
AZUL DE PRUSIA
los aires del  malecón me devoran; su geografía  me es  estrepitosa y latente
FULGOR 
aterrizando solo a ustedes  los veía
ROJO DE TIRO
el caminante sobre el limbo de los sueños soy yo



Quemarle las patas al diablo

Tengo un silencio
que contarte
contenido
en un fulgor
efervescente;

un asfalto vagabundo deambula en el vaivén de la poesía trillada
de mi
te llevas
el triunfo de la imagen

{algo emocionante pero que provoca cierta pena}
al hombreque  fue jueves 
mi poesía es spam nuestras selfies son musgosas

de nuestra geografia nos llevamos, los árboles  del teatro de lo absurdo
de la física cuarenta y cuatro mil komorebi que berrean gritan y conjuran  al viento los besos a escondidas
aprisionada tu luz en iso 400; aprisionados  también mis gerundios


pero de ti,
 se quedó
  "llevarse de a cuartos"
   y quemarle
    las patas al diablo

iglesias chantillí
 y nubes echas la mocha

la lluvia
 y los insectos
  que nacían de tu espalda

la húmeda luz
 del cajón
  de los dulces

las notitas godin
 de reconciliación
  en las mañanas
   petrificadas

los frascos sepia
 y las charolas cianotipias

el animal maniático,
 con saltos cuánticos,
  el estirpe prusia
   de tu caminado pausado

los juguetes
 y el bestiario
  …

la luz persa

hay
la posbilidad
de convertiste en el epílogo
de mis tiempos verbales más vividos

consonancia
tras
consonancia
va la poesía
para el pinche pretérito

que me tembló la piel  y los huesos
el cine
para el gerundio maltrecho

que me está sucediendo en los ojos borrosos
y la foto fija
para el mendigo
participio

que me vio muerto  más no morir 
el no futuro
se resguardará
en
la canija melodía
de la taquicardia
para que al infinitivo

ese bastardo anónimo
le de tiempo
de exhibirme
-cual sustantivo dopado-
al intoxicarse
con higado de res contaminado

Sobreescribiendo Solaris de Tarkovsky

es el artificio
y la maquinaria concreta
   -cual voyager ruso-
el quéseyo de estos días
Te voy a agarrar
cual film VHS del espacio
y grabarte cositas encima;
la primera boda
de algún amigo,
como manifiesto de los gerundios la graduación de un hijo ajeno
por aquello del futuro Los autorretratos latentes y arcaicos que dejo de tarea me resguardo tras otredades ajenas
La selfie metamoderna en video de mi consumación como satélite de las almbas bondadosas
La metáfora de un paseo
por la luminaria de la ciudad y un códice postitivsta
de las dedicatorias inventadas.
Se ha vivido de preludios en legato y bemoles por el temor a no seguir esculpiendo el tiempo

La lírica del ronquido

Respiros como gritos y la peor despedida del internet el crujido de una ventana como el top #1 del chart nacional y del techo una faena; revelación film noir alternativo de 9 segundos nomás.
Encervezado o no la malta me sabe a ti y así, con eme mayúscula, Me puedes contar por qué callas tanto
(El e sci ta lo pram como remedio parental) porque tener quince a los veintitantos es lo que deja lo que lleva la economía el sube y baja de la reglita loca el guión en la religión el regateo SMS de la supervivencia la pifia del verso 2.0

El escupitajo de un vago vale más  que el ombligo de un rey en el techo tirano de los veinticuatro
ओं
los fluidos de una puta erigen estatuas la venida de un cura priva de suerte a poetas jorobados jorobados jorobados
औं
El bostezo de un sicario amanece al raz de un eructo  y ruido blanco.  
ओ३म्

C k á a n r c m e a r

un hombre
y un tractor
duermen sin asfalto
y vos sos tan cáncer;
las liendres -c a n a l l a-
te están haciendo
tanto un favor
-pequeño gran cáncer-
que el sanguineo
deviene en el nouveau bordeaux.

a los gatos azules y tristes
los acompaña siempre
-tras alcantarillas,
detrás del hombre y el tractor-
el rojizo compás
de un arroyo
con el vaivén ansioso.