8.30.2018

Nuestros Universos



Para quien ha escrito en talleres literaros de la urbanidad contemporánea, sabe del silencio intermitente, del chacoteo previo al grafito deslizandose, del piesito inquieto de quien lo imparte cuyos brazos estira entre cada renglón o párrafo, de la hoja volteada que asegura la continuidad y el hilo de nuestro universo, del puño firme de la de chaleco verde, que mira, con recelo, las letras que reciben espacio en una libreta inmaculada; el dedo que se estrella contra el labio y luego es uña y luego mordida; la manuscrita de quien acaba de llegar y que lanza la consigna sabia de "maestro", mientras el halo del ego se ve plasmado en las estadías o retiradas que no hacen si no recordarnos la fragilidad de quien ha decidido ver los trenes pasar, en vez de subirse a ellos.